El pequeño Sol

El pequeño Sol no quiere ir a dormir. Quiere seguir jugando y se esconde entre las montañas. Además… le da miedo la oscuridad.

Mamá Luna lo alza en sus brazos y lo acuna cariñosamente. Después, lo arropa cálidamente y le cuenta el cuento de la estrella fugaz, que brilla cada noche sobre su cama para darle calor y protección.

 

 

¡Buenas noches, mi pequeño Sol! – dice mamá Luna mientras el pequeño va cerrando sus ojos.

 

 

 

 

El pequeño Sol no quiere madrugar, ¡está tan a gusto en la cama!

Papá Sol lo saca de la cama y, con un cálido abrazo, se elevan lentamente atravesando montañas y ríos.

 

 

¡Buenos días, mi pequeño sol! – dice papá Sol brillando cada vez más.

 

 

 

 

 

REFLEXIÓN:

Un cuento ideal para los más pequeños tanto por su breve extensión como por su sencillo contenido.

La luna, símbolo de lo femenino y lo maternal, le ofrece seguridad ante lo desconocido y el sol, símbolo de lo masculino y paternal, lo saca a explorar el mundo.

Con este cuento se puede plantear un trabajo interesante para los más pequeños, hasta unos 4 o 5 años, proponiéndoles,  después de leerlo, realizar un dibujo que cada una de las escenas y luego comentarlos (por ej. ¿cómo es la luna/el sol?, ¿qué es lo que más te gusta de la luna/el sol?, ¿y lo que menos?) Esto nos puede dar pistas sobre la relación del niño con las figuras parentales, con lo masculino y lo femenino.

Anuncios

Un comentario en “El pequeño Sol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s