Letras por todas partes

Cuando llega la clase de lengua a Luís le entra un gran dolor de cabeza y le resulta imposible concentrarse. Y es que las letras no se lo ponen nada fácil en el momento en que la maestra les dice:

“Copien en sus cuadernos: DICTADO”

 

– Las “Des” se le meten por las orejas y Luis no puede oír nada.

– La O, agarra a la T como si de un martillo se tratase y comienza a golpearle… ¡qué dolor!

– La I se pone sobre sus ojos a modo de antifaz… ¡no puede ver su cuaderno!

– La C se engancha de sus labios y no le deja ni hablar.

– Y la traviesa A se dedica a dar saltos sobre su mesa.

 

A continuación todas las letras del alfabeto salen del libro de texto y comienzan a hacer travesuras por toda la clase: escriben tonterías en la pizarra, le borran a Luís lo que ya tiene escrito, le sacan la lengua y no paran de gritar. Después saltan por la ventana y juegan un partido de fútbol en el patio…así no hay quién se concentre.

 

Los números aparecen en su ayuda y, colocados alrededor de su pupitre comienzan a darle consejos:

– El x, signo de la multiplicación, le decía: “Podría darte mil razones POR las que los números son mejores que las letras”.

– El +, signo de la suma, insistía en que formar una palabra es tan sencillo como SUMAR sus letras.

– A lo que el -, signo de la resta responde: “El + tiene razón pero también es importante RESTAR alguna letra para que haya huecos entre las palabras y así poder formar frases.”

– La DIVISIÓN creía que lo mejor era repartir las tareas: “Esto de los dictados es muy complicado, nos dividiremos y trabajaremos en equipo”.

– Pero al final llega la SOLUCIÓN con el = , que dice muy seriamente: “Este asunto no es de nuestra incumbencia, mejor dejémoslo todo IGUAL  que estaba.

 

De repente, Luís siente una mano sobre su brazo y, en ese instante, con la frente sudada y rojo como un tomate, se da cuenta de que no ha escrito una sola palabra en su cuaderno. Marta, su compañera de pupitre, le dice con una sonrisa:

– Si quieres yo te puedo ayudar, me encantan los dictados.

A partir de ese día Luís y Marta llegaron a un acuerdo; ella le ayudará a organizar las letras en clase de lenguaje  y él le echará una mano a Marta en clase de matemáticas…pues la niña tiene un miedo enorme a los números.

 

REFLEXIÓN:

Hace unos años el psicólogo Howard Gardner revolucionó el mundo de la psicología formulando la teoría de las inteligencias múltiples, según la cual la inteligencia no es una cantidad que se pueda medir con un número, como se venía haciendo hasta el momento a través del cociente intelectual (CI).

“Cada persona tiene por lo menos ocho inteligencias o habilidades cognoscitivas. Estas inteligencias trabajan juntas, aunque como entidades semiautónomas. Cada persona desarrolla unas más que otras. Diferentes culturas y segmentos de la sociedad ponen diferentes énfasis en ellas.”, afirma Gardner según sus investigaciones.

Estas son: inteligencia lingüística, lógico-matemática, corporal y cinética, visual y espacial, musical, interpersonal,  intrapersonal y naturalista, posteriormente añadiría la inteligencia existencial.

Este cuento está concebido para ayudar a esos niños, niñas, hombres y mujeres que encuentran dificultades en las tareas que se pueden englobar dentro de la inteligencia linguística. Lo que, siguiendo la teoría de Gardner, no significa que sean menos inteligentes. Sólo que en esa área necesitarán esforzarse más y sentir un mayor apoyo y comprensión a la hora de enfrentarse a tareas relacionadas con dicha capacidad. En otras, seguramente, destacarán más. En el caso el niño del cuento podemos observar como su inteligencia lógico-matemática está más desarrollada por lo que le resulta más fácil entender cualquier tipo de tarea desde este prisma.

Además, en la historia de Luís podemos observar la importancia de crear climas de apoyo mutuo en las clases, destacando en cada niño las tareas en las que se desenvuelven mejor a través de una cercana ayuda entre compañeros.

 

Anuncios

4 comentarios en “Letras por todas partes

  1. María… ¡me quedo sin palabras!, sin letras, sin números,… sólo se me ocurren signos de admiración!!!!!!! por tu talento a la hora de contar y hacernos llegar historias inventadas pero cercanas. Una vez más, ¡enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s