Luz y Oscuridad

Desde que podía recordar, había esperado este momento, el momento que podría ser luz; sentir su calor, vibrar con ella, inundarse por completo con su claridad.

Sabía que esta luz podía durar segundos, como un fugaz destello o, tal vez, varias horas. Sabía que no sería para siempre. Sabía que cuánta más luz hubiese en ella, más se acercaría a la eterna y silenciosa oscuridad. Y, en esa oscuridad, descansaría para siempre con la satisfacción de haber prendido su llama.

Había nacido para ello. Era una vela.

 

REFLEXIÓN:

Tras la luz siempre hay oscuridad.

Vive tu oscuridad igual que tus momentos de claridad, con la misma consciencia. Y, cuando estés en ella, recuerda que también viste la luz.

 

Anuncios

Un comentario en “Luz y Oscuridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s