El Joven y el Puente

Había una vez, en un tiempo muy lejano, un muchacho que vivía en un poblado a la orilla de un caudaloso y salvaje río. El joven era fuerte y emprendedor y, desde bien pequeñito, sólo tenía una idea en su cabeza: cruzar al otro lado del río. Estaba convencido de que allá, en la otra orilla, encontraría algo fascinante.

Sin embargo, a la altura de aquel poblado, el río era mas bravo que en cualquier otro lugar de su cauce. Entre los ancianos que allí vivían corría la leyenda de que más abajo había un lugar en el que el río era más estrecho y manso pero tendría que andar durante varios días, con sus respectivas noches, para llegar y, una vez allí, podría cruzarlo apenas de un salto.

El joven, sin embargo, estaba convencido de que no le haría falta caminar tanto para cruzar el río pues soñaba cada noche con un descomunal puente de piedra que unía las dos orillas. Y así fue, un día se levantó y, sin pensarlo dos veces, comenzó a construir un puente de piedra sobre aquellas aguas.

Los días fueron pasando y el muchacho trabajaba sin cesar en su construcción. Por las noches se dedicaba a recoger piedras de los alrededores para al día siguiente encajarlas en su majestuoso puente. Pero a medida que pasó el tiempo, cada vez tenía que alejarse más del poblado para buscar piedras que le resultaran útiles para su cometido.

Una noche en la que la luna apenas alumbraba, se alejó más que nadie lo había hecho jamás del poblado, tanto que se perdió. Caminó durante horas dando una vuelta tras otras hasta que, rendido, decidió echarse bajo la sombra de un roble a descansar.

A la mañana siguiente, al despertar, no podía creer lo que veía… ¡estaba al otro lado del río!, desde donde contempló su preciado puente, a medio construir, y montones de piedras a su alrededor.

Pero antes de reanudar su construcción decidió comprobar el camino por el que había llegado allí la noche anterior y cuál fue su sorpresa cuando dio con aquel mágico lugar donde las aguas del río podían cruzarse con tan solo un salto. Pudo comprobar que no estaba tan lejos del poblado.

Por un instante sintió lo inútil de su trabajo, se preguntó para qué quería el puente ahora que conocía una manera tan sencilla para cruzar. Se sentó en la ribera del río con sus pies dentro del agua. Alzó la vista y observó su costosa construcción. Desde esa otra orilla, el puente no le parecía tan majestuoso sino un débil puente que tan sólo cruzaba la mitad del río.

Miró a su alrededor, montones de firmes piedras le rodeaban. Miró al frente, medio puente sobre el río, su puente. Al fin, el joven se dispuso a acabar el río desde esa otra orilla.

 

Desde entonces, en aquel poblado reciben a menudo visitas de otras gentes y, en cuanto a sus propios habitantes, unos cruzan al otro lado y emprenden lejanos viajes, otros descansan sobre el frondoso roble y otros, simplemente, observan el maravilloso río desde lo alto del puente.

 

REFLEXIÓN:

Este cuento nos invita a reflexionar sobre los puentes de la comunicación humana.

En ocasiones, como este muchacho, no empeñamos en crear un puente cuando hay maneras más fáciles de llegar hacia la otra persona. Pero una vez comenzado este proceso hay que seguir unos pasos. Para acabar la construcción del puente debe cruzar a la otra orilla pues para poder tener una comunicación plena con los demás es muy importante ser empáticos y ponernos en el lugar del otro, escuchar. De ahí que el puente sólo puede ser acabado desde ese otro lado del río.

Por otro lado también nos invita a no dejar nuestros lazos, nuestros puentes, con otras personas a medio.

Consejos para construir un puente: hazte con piedras sólidas, comienza desde tu lado, cruza a la otra orilla para continuar, une las dos partes, sé paciente y, sobre todo, no te rindas.

Anuncios

6 comentarios en “El Joven y el Puente

  1. María, este cuento me ha llegado especialmente. Es increíble lo que se puede conectar con alguien, incluso sin pretenderlo. Gracias por tus palabras.
    Enviado desde mi BlackBerry de Yoigo

    1. Tus palabras son hermosas, Susana, gracias porque personas como tu alumbran mi camino…ayudándome a construir puentes y cruzar ríos.
      Tus palabras son mi fuerza para continuar y vivir así en este mundo haciendo lo que más amo: escribir.
      Gracias de todo corazón.
      Un abrazo.

  2. Gracias María, este cuento me ha enseñado a pararme a pensar en los demás y en mi, y eso me ha ayudado a tomar decisiones parandome a pensarlas mejor.
    Saludos

    1. Gracias a ti por servirme de inspiración…este cuento ha sido creado con todo mi cariño para ti en este momento de tu vida.
      Sólo espero que te sea útil…en caso contrario…siempre tendrás mi hombro para apoyarte.
      Un besazo

  3. Recuerdo ese puente, recuerdo esas piedras… recuerdo que yendo a buscar esas piedras que se me habían agotado encontré el “camino” para pasar al otro lado. Gracias por el cuento María.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s