La Carretera

Aquella carretera le producía un miedo atroz. Cada vez que pasaba por ella conduciendo su coche, reducía la velocidad, sujetaba bien el volante y no apartaba la vista del frente en ningún momento.

Una curva tras otra, dos carriles estrechos, uno en cada sentido, en los que apenas cabía un coche, sin arcén, con el riesgo de animales que podían cruzar en cualquier momento y un tráfico denso e impaciente.

A pesar de todo esto, pasaba por allí varias veces al día, con el mismo miedo, año tras año, con la misma sensación de estar alerta, sobre todo cuando oscurecía.

Era la única carretera que le llevaba a casa.

 

REFLEXIÓN:

Los caminos que llevan a nuestra esencia, a nuestro hogar interior, a nuestro autoconocimiento, a veces asustan y optamos por dar marcha atrás aún a riesgo de no llegar jamás a nuestro destino, quedándonos así dando vueltas por el mundo sin encontrar nuestro lugar.

Sigue adelante, deja que el miedo te acompañe, no lo ignores, escúchalo y sigue caminando… hasta llegar a casa.

El miedo consciente y aceptado puede ser tu mejor compañero de viaje.

Anuncios

4 comentarios en “La Carretera

  1. Me parece un cuento brutal, no sólo por su sencillez, sino por el mensaje que encierra. Me agrada mucho la idea que has planteado. Quizás al pasar de los años deje de tenerle tanto miedo a la curva cerrada, o quizás empiece una relación de tu a tu con esas piedras del camino, a relacionarse con esas carreteras, sus carreteras. Que ¡las cosas como son! esa carretera, entuerta o no, peligrosa o no… era la única que le llevaba a casa. ¿No es encomiable eso? Gracias de nuevo por el cuento. Y por las rendijas que en forma de carreteras se nos han abierto cual heridas/ventanas para asomarnos, y ver y comprender.

    1. La cuestión es que el miedo escuchado y respetado es necesario para cruzar la carretera sin correr peligro pues el miedo es necesario para mantenernos con vida. Si nos paralizamos ante el acabaremos en casa de otro por no cruzar la carretera y si lo ignoramos y cruzamos a toda prisa podremos tener un accidente.
      El caso es tener claro cuál es mi casa y que quiero llegar…
      Gracias Gerard, eres un gran copiloto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s