Flores en el Balcón

Siempre mantenía su hermoso balcón repleto de flores pero aquel invierno estaba siendo realmente duro. Sus preciosos brotes se habían helado y las macetas lucían ahora un aspecto triste y hostil.

Para ella también era un invierno duro. Desde que él se marchó la casa se la hacía cada vez más grande y ver su amado jardín, sin vida y sin color, le hacía recordar lo sola que se sentía. Decidió esperar a la primavera para plantar nuevas semillas, confiando que el sol haría su trabajo.

Para su sorpresa, un día de invierno, uno de esos días soleados que, a pesar del frío, nos anuncian que la primavera está al llegar, una pequeña florecilla comenzó a brotar en una de sus vacías macetas. Era débil, con un delgado tallo en cuyo extremo asomaba una tímida florecilla blanca, delicada y aromática. La cuidó como si de ella misma se tratase.

Sin embargo, apenas una semana después su preciada flor se marchitó y ella se sintió muy triste.

 

Pasaron los días y el invierno llegaba a su fin, por lo que se decidió a ir a la floristería a comprar nuevas semillas para cultivar. Pero grande fue su sorpresa cuando, al asomarse aquella mañana al balcón, observó que en cada una de sus macetas brotaban, tímidamente, diminutos tallos similares a los de su querida flor de invierno.

 

Cuando al fin llegó la primavera, su balcón lucía más florido que nunca y todos los floristas del lugar acudían frente a él a contemplarlo, preguntándose quién de ellos le había vendido aquellos insólitos y hermosos ejemplares.

 

 

REFLEXIÓN:

A menudo nos resulta fácil “echar flores a los demás”, hacerles halagos, ver lo positivo de los otros pero, en cuanto a nosotros mismos, nos resulta más difícil encontrar eso que nos agrada e  incluso buscamos “flores” externas con las que adornarnos, que compramos en cualquier floristería.

Te invito a buscar esas semillas que llevas dentro de ti, regarlas poquito a poco, aunque en principio no puedas verlas. Confía en que un día llegará la primavera, tu primavera, y te sorprenderás del hermoso jardín que espera florecer en tu interior.

La semilla ya está plantada, confía en que lo está, riégala, mímala, ponla al sol…y, una vez que brote, no te avergüences de ella. Eso también eres tú.

 

 

Anuncios

6 comentarios en “Flores en el Balcón

  1. Maria, este cuento me ha emocionado profundamente! Te confieso que vivo mi primavera después de un duro invierno pero tienes razón, la semilla estaba plantada. Le faltaba agua, sol, y que yo misma la contemplara y fuera consciente de ella. Qué belleza de cuento! Quizás lo hayas visto en mi blog pero hay una frase que uso muchas veces que es “…y no te olvides de oler las flores” que en realidad se refiere mucho al presente, a saber vivirlo, pero también a esas flores que son los detalles, los de uno mismo y los de los demás.
    Gracias! Un abrazo lleno de flores nuevas 🙂

    1. Como siempre es una delicia leer tus comentarios, me dejas sin palabras. Recuerdo tu post que me recomendaste aquel día sobre las flores de esa maceta…me encantó y me sirvió mucho. El caso es que nos empeñamos en buscar en las “floristerias” cuando dentro de nosotras hay un hermoso jardín.
      Muchas gracias Ángela!!
      un abrazo enoooorme!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s