Oscilaciones

Durante toda su vida había oscilado de un lado a otro sin poder parar. A veces pensaba que, en cualquier momento, saldría disparado y viajaría hacía lo más oscuro del universo sin que nada le pudiera detener. En ocasiones, esto le producía un gran temor y, en otras, sentía un gran deseo de volar hacia el infinito. Pero algo siempre tiraba de él hacia abajo, hacia el suelo, algo siempre lo mantenía en pie.

En sus movimientos oscilantes, la gente lo observaba como si de una danza hipnótica se tratase. Y su sonido, su sonido era tranquilizador… tic-tac, tic-tac…

Era el hermoso reloj de péndulo que lucía la torre de la iglesia.

 

REFLEXIÓN:

La vida está repleta de oscilaciones; un día te sientes la persona más feliz del mundo, otro la más desgraciada; un día amas todo lo que te rodea, otro lo detestas sin entender por qué. Un día sabes quién eres, otro no te ves.

Imagina un péndulo en tu estómago cuyo cordel desciende por tu garganta hasta tu ombligo. Busca ese péndulo en tu interior, que empuja de ti hacia abajo, hacia la tierra, que impide que las oscilaciones de tu vida te hagan olvidar quién eres. Y escucha ese tic-tac de tu corazón que te recuerda que estás vivo, aquí y ahora.

Ese péndulo te dice “Este/a soy yo”, y te dará la fuerza para continuar caminando hacia delante… a pesar de tus oscilaciones.

Anuncios

8 comentarios en “Oscilaciones

  1. Gracias por este precioso cuento, da una lección grande de la vida. A veces pensamos que eso solamente nos pasa a nosotros pero no. Es simplemente que forma parte de eso tan maravilloso a lo que llamamos vida.

    1. Me alegra que te guste, Noelia. Supongo que el truco está en, como tú bien dices, aceptar que la vida es todo , aunque a veces nos asombre o nos disguste.
      Muchas gracias por tu comentario, un abrazo!

  2. Casualmente, la clase de Biodanza que estaba preparando para hoy, trataba sobre oscilar entre unos estados y otros y seguir manteniendo el centro.
    Voy a leer tu cuento en clase… Espero que te parezca bien… Porque voy a hacerlo igualmente 🙂
    ¡Gracias por el regalo de hoy!

    1. Jaja! A la hora que estoy leyendo este comentario supongo que llego tarde para impedírtelo 😉 Que noooo, que estoy encantada de que uses uno de mis cuentos en tus clases y soy yo la que te da las gracias por ello.
      Un abrazo grrrrandeee!!!

  3. ¡Me gusta!!! Y buenoooooo ¡cuánto siento no haber entrado antes a leer tu cuento! porque curiosa y sincrónicamente también lo hubiera usado (como Mar) en mi sesión de biodanza, que curiosa y sincrónicamente también iba sobre el equilibrio y desequilibrio en nuestra vida y estar en el centro a pesar de los vaivenes…de la vida. Curiosa sincronicidad…. Muaccccckkkkkkkkk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s