El Hueso de Cereza

La niña y las cerezas

 

 

Había una vez una niña a la que le encantaba comer cerezas. Le gustaba su color rojo, su forma de corazón y, sobre todo, su dulce y a la vez ácido sabor.

 

 

 

 

Un día, mientras comía cerezas, le dieron una mala noticia. Y se puso tan triste y se asustó tanto que se le olvidó escupir el hueso de la cereza y… ¡se lo tragó! pero con tan mala suerte que se le quedó atascado en mitad de la garganta.

El hueso no le impedía comer, ni respirar, ni hablar… pero cuando alguien le daba una mala noticia, entonces éste parecía crecer y crecer en su garganta, tanto que no podía ni tragar saliva. Y pasaba un largo rato intentándolo pero no iba ni para dentro ni para fuera.
A veces, cuando la noticia le ponía muy triste, el hueso se hinchaba tanto que le dolía muchísimo la garganta y se ponía hasta colorada. Otras veces, cuando algo le asustaba mucho, el hueso subía de arriba abajo a lo largo de su garganta haciéndole toser e incluso vomitar.
Estaba claro que el hueso de cereza era un auténtico estorbo pero los años pasaron y la niña se acostumbró a vivir con él, ahí, en su garganta. Aprendió a evitar a toda costa las situaciones tristes o que le daban miedo para así evitar que el hueso se hinchase o se moviese.
Hasta que un día, uno de esos días grises que no para de llover, se resbaló en el mojado pavimento de la calle y ¡zas! cayó bruscamente al suelo dándose un fuerte golpe en el pecho…sintió mucho miedo y comenzó a llorar sin parar. Entonces, cuando comenzó a incorporarse de su aparatosa caída, pudo ver ahí, en el suelo, el pequeño hueso de cereza que tanto tiempo le había acompañado. Se quedó sentada en el suelo, miró a su alrededor y comenzó a reír sin parar.

 

REFLEXIÓN:

A veces hay malas noticias, situaciones tristes, dolorosas o que nos producen miedo que se nos quedan atascadas pues en el momento de recibirlas nos quedamos bloqueados. Hasta el punto de que tenemos que sufrir algún golpe, literal o metafórico, para desbloquearnos.

¿Quién no ha sentido alguna vez ese nudo en la garganta? Ese nudo en la garganta nos está indicando que algo está atascado, que algo tiene que salir. A veces evitamos llorar o incluso gritar porque creemos que es de débiles llorar o estar asustados o porque no queremos que los demás nos vean vulnerables… hay tantas razones como personas.

Una vez más te invito a expresar. Observa cuándo se te queda ese hueso atascado en la garganta y busca la manera de sacarlo fuera, a veces puede ser pidiendo ayuda, otras estando a solas… también hay tantas como personas.

Anuncios

2 comentarios en “El Hueso de Cereza

  1. Somos una palabra que se expresa y que pugna por salir, pero a veces se nos queda atascada en la garganta, no somos capaces de expresar lo que sentimos, que necesita salir… y otras veces necesitamos tragar, no escupir tragar, tenemos pocas tragaderas, una garganta muy pequeña y la vida no nos entra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s