¿Qué nos dicen los cuentos sobre…. EL REY y LA REINA?

Si nos quedamos con la superficie de los cuentos y los analizamos desde nuestra mente racional de adultos, cometeremos muchos errores y nos cebaremos en críticas sobre lo políticamente correcto. Y es que uno de los aspectos más criticados de los cuentos son las alusiones a la realeza puesto que hay  numerosos cuentos en los que aparecen reyes, reinas, príncipes, princesas, palacios… (también los hay en los que aparecen campesinos, zapateros, jornaleros, etc) Si nos limitamos a entenderlos desde nuestro adulto racional, que rige sobre todos los aspectos de nuestras vidas (o eso creemos), sólo veremos eso; la realeza  y claro, nos parecerán clasistas.

Ya es hora de que comprendamos que los cuentos no van dirigidos a los adultos, y por tanto, tampoco a nuestra mente adulta y racional sino a los niños y, de ahí, a nuestro niño interno, simbólico, que es quién los va a entender. Esto explica por qué a los niños les gustan tanto los cuentos y no entran en conflictos de formas. Todos llevamos dentro ese niño que fuimos, maravillosamente a todos nos siguen llegando los mensajes más ocultos de los cuentos. Te invito a que cuentes un cuento a adultos y observes sus caras… inexplicable. La crítica adulta viene después, cuando la mente racional se asusta de que la hayan dejado fuera y haber perdido el control durante los pocos segundos que duró la narración.

Volviendo a la realeza, quiero plantear la siguiente cuestión: ¿de qué nos hablan los cuentos cuando nos plantean una historia de un rey y una reina?

En un primer momento si nos hablan, literalmente, de esas figuras de autoridad, figuras que pueden tener que ver con los mandatarios de un país, pueblo o barrio. Pero eso no es todo, también nos hablan de cualquier figura que ejerza la autoridad en un momento dado; como un jefe, un maestro y, como no, papá y mamá. Bastante simple, ¿verdad?

Claro que entonces nos podríamos preguntar por qué no aparece simplemente un alcalde, un padre o un profesor. Sencillo: de esta manera, a nivel simbólico, las figuras del rey y la reina engloban todas las figuras de autoridad, dejando libertad para que cada escuchante proyecte en ellas las que en ese momento gobiernan determinados aspectos de su vida. Por otro lado, si no olvidamos en ningún momento que el lenguaje de los cuentos es simbólico, podemos recurrir a los arquetipos de rey y reina, de los que podemos encontrar alusiones procedentes de diferentes culturas desde la antigüedad. Y es desde ahí desde donde los cuentos dan un paso más allá y le hablan a nuestra naturaleza más profunda.  Nos dicen que un rey o reina representan la mente iluminada, con su corona dorara cuyas puntas reciben la luz directamente del sol y de la luna. ¿Hay algo que alumbre más que el sol por el día y la luna por la noche? Por tanto, son personas que están conectadas con un saber ancestral que los conecta con la sabiduría tanto de la propia naturaleza como del más allá, de lo que se ve en el mundo material como de lo que no se ve en el mundo de las ideas, emociones y almas. Son personas que están abiertas a ver no conformase con las simples apariencias de las cosas.

Si todavía queremos dar un pasito más, un rey y una reina son personas que rigen sobre sus propias ideas, pues con es claridad que conocen el mundo también se conocen a sí mismos y son dueños de sus vidas, reinan en sus vidas. Han adquirido tal manejo de su mente racional y sus ideas que son capaces de gobernar sobre sus vidas haciendo uso de la más profunda sabiduría de las energías masculinas y femeninas que hay dentro de sí mismos, sin dejarse llevar por motivos que no sean justos para su reinado (los reyes de los cuentos tradicionales siempre son justos).

Partiendo de ahí, por lo tanto, un príncipe o una princesa no son más que reyes en potencia, pero en ellos entraremos en otro post.

Sirvámonos pues de frases que, gracias al inconsciente colectivo, aún conservamos y que, sin darnos cuenta, forman parte de la inteligencia simbólica popular al igual que los cuentos. Frases como “Ser rey/reina de su casa” o “Vivir como reyes” condensan, en cierto modo, todo lo que los cuentos nos dicen al respecto.

Dejemos pues los cuentos para lo que son, para contar y escuchar. Y las críticas políticas dejémoslas también para lo que son, para criticar acciones políticas.

Disfrutemos de los hermosos cuentos que nos ha dado la tradición popular sin otro afán que dejar volar a nuestro niño interior a ese dulce momento en que un día será coronado como rey de su vida.

 

¿Reinamos?Ahora yo te pregunto: ¿Te atreves a apropiarte de tu corona? ¿Qué te impide ser rey/reina de tu vida?

 

Algunos cuentos de reyes:

Cuentos de tradición oral: podemos encontrar versiones originales en los libros de Antonio Rodríguez Almodóvar “Cuentos al amor de la lumbre”, de Anaya y en los libros de los hermanos Grimm “Cuentos de niños y del hogar”.

> Cuentos enseñanza: numerosos libros sobre cuentos de diferentes culturas tienen cuentos en los que aparecen reyes. Muy recomendable: “Cuentos de reyes, magos, princesas y luciérnagas” de Julio Peradejordi, de Obelisco.

> Cuentos ilustrados: Los cuentos de la colección de la Pequeña Princesa del autor Tony Ross.


Artículos relacionados: 

Cuidando a nuestro niño interior

¿Qué nos dicen los cuentos sobre… EL LOBO?

¿Qué nos dicen los cuentos sobre… EL BOSQUE?

Anuncios

Un comentario en “¿Qué nos dicen los cuentos sobre…. EL REY y LA REINA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s