EL LIBRITO DE CUENTOS

Aquel montón de gruesos libros se burlaban continuamente de la poca seriedad del colorido librito de cuentos. Los niños lo habían pintarrajeado, roto algunas de sus hojas, incluso manchado de chocolate con sus manos pringosas tras la merienda.

Al cabo de unos años a aquellos pesados libros los metieron en una caja:

– Esta enciclopedia está desfasada – dijo el abuelo.

Y nadie, ni el de cuentos ni ningún otro libro, volvieron a verla.

Sin embargo, al pequeño librito de cuentos le pusieron un bonito forro de plástico con puntitos de colores y los nietos volvieron a pintarrajearlo, romperlo y mancharlo…un poquito más. Pero, sobre todo, siguió despertando sueños y sonrisas.

 

REFLEXIÓN:

No todo lo que parece serio lo es.

Los cuentos no son sólo para niños.

El saber, a veces, sí ocupa lugar.

Un cuento nunca pasa de moda, siempre emociona y despierta sonrisas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s