¿Cómo estás hoy?

Teresa despierta muy temprano esta mañana cuando su madre descorre las cortinas de su cuarto al tiempo que le dice:

– ¡Buenos días, Teresa! ¿Cómo estás hoy? Mira qué bonito día hace…seguro que estarás contenta.

– Si… – contesta Teresa

Aunque, para sus adentros, piensa: “¡Detesto madrugar! Con lo a gusto y calentita que estaba en la cama…me quedaría aquí todo el día.”

 

Comienza el día de Teresa y, al llegar al colegio, la maestra le dice:

– ¡Vaya, Teresa! Hoy no ha venido Paula, tu compañera de pupitre. ¡Qué triste tienes que estar! ¡Cuánto la echarás de menos!

– Si… – contesta Teresa

Aunque, para sus adentros, piensa: “¡Qué descanso! Hoy Paula no se pasará en día molestando pidiéndome mis colores.”

 

Ya es mediodía y todo está listo para comer… ¡espinacas!

– Mira Teresa – dice mamá – Hoy comemos verduritas, tienen muchas vitaminas y te pondrás muy fuerte. Además, ¡sé que te encantan!

– Si… – contesta Teresa

Aunque, para sus adentros, piensa: “¡Puag! ¡Qué asco! Me gustan las verduritas pero no la comida de vacas.

 

¡Papá ha traído un regalo para Teresa!

– ¡Sorpresa! – le dice – Como sé cuánto te gustan los perros… te he traído un perrito… ¡de peluche! Seguro que estás contenta, ¡eh!

-Si… – contesta Teresa

Aunque, para sus adentros, piensa: “¡Menuda sorpresa! Yo lo que quiero es un perrito de verdad, ¡qué rollo!”

 

Todas las tardes Teresa va al parque con la abuela, pero esta tarde no ha podido venir a recogerla.

– Lo siento mucho, querida nieta – le dice la abuela al teléfono – Esta tarde te aburrirás en casa, con lo que te gusta pasear conmigo y mis amigas.

– Si… – contesta Teresa

Aunque, para sus adentros, piensa: “¡Bien! Hoy podré pasar la tarde entera en mi cuarto, jugando con mis muñecas y pintando en mi cuaderno nuevo.”

 

Es hora de ir a dormir y mamá viene a la cama  de Teresa a darle las buenas noches.

– Que descanses hijita – le dice mientras le arropa – Pareces un poco asustada, no tengas miedo a la oscuridad, verás como pronto estás tranquilamente dormida.

– Si… – contesta Teresa

Cuando mamá cierra la puerta Teresa coge su nueva y preciosa linterna que guarda bajo la almohada y se pone en pie en la cama:

– ¡Empieza la diversión!

 

 

REFLEXIÓN:

 De pequeños nos enseñan a ser niños y niñas buenos…tenemos que adaptarnos al mundo adulto.

Esto, muchas veces, supone vivir más volcados hacia los demás que hacia nosotros mismos. Los demás deciden cómo nos sentimos, qué nos gusta o qué detestamos. Y nos dejamos llevar… todo por ser buenos niños y buenas niñas.

Vivimos en una sociedad en la que no siempre es adaptativo contestar o comportarnos sinceramente de cara a los demás. No obstante, en nuestro interior, siempre hay sitio para una emoción auténtica y nadie nos puede impedir ser sinceros, al menos, con nosotros mismos.

Y tu… ¿cómo estás hoy?

Nunca dejes de preguntarte…

Anuncios

2 comentarios en “¿Cómo estás hoy?

  1. María,
    este me parece muy bueno para trabajar, ademas de con papás y mamás, con niños, para animarlos a expresar cómo se sienten en este mundo de adultos.
    Carmen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s